4 DE JUNIO

Chic clásico 102

El estilo no tiene nada que ver con el dinero. Cualquiera puede ser elegante con dinero. La gracia está en serlo gastando poco.

TOM HOGAN

Dado que el mundo, salvo pocas y honrosas excepciones, no celebra lo chic de las tiendas de oportunidades, ¿por qué no lo hacemos nosotras?.

Existen cinco estrategias esenciales para elevar la habilidad de comprar objetos hermosos sin derrochar dinero a la categoría de arte (aplicables a la indumentaria y la decoración)

1. Ahorra. Busca. Encuentra.

2. Ten presente la escala y proporción.

3. Confía en tu instinto.

4. Fíjate bien antes de decidirte.

5. No te precipites.

1. Ahorra, busca, encuentra. O, como afirman los antiguos sabios de Vulcano: «Vive bien y prospera». Si ahorras mientras buscas lo que deseas, acabarás dando con ello y tendrás el dinero para comprarlo. Puede que te lleve más de unas semanas, pero lo conseguirás. 

2. Escala y proporción. El motivo de que tu habitación o el traje que llevas no presente el mismo aspecto que en las fotos de la revista tiene menos que ver con el tejido, el color y el estilo que has elegido que con la escala y proporción. Tom Hogan, copropietario de Charteuse, una tienda neoyorquina de oportunidades especializada en objetos de decoración, sostiene que el secreto de tu habitación, tenga un aspecto fabuloso radica en el equilibrio. No se trata de una perfecta simetría, sino del peso visual de la escala y proporción. Por ejemplo, si colocas un mueble grande y pesado en un extremo de la estancia, tienes que compensar el efecto colocando otra pieza similar en el otro extremo. Si quieres mezclar lo rústico y lo moderno para obtener un ambiente ecléctico, adelante, pero procura que cada estilo esté presentado en la misma proporción.

3. Confía en tu instinto. Sabes lo que te gusta. No te dejes guiar solamente por modas y tendencias, aconseja Hogan. Si lo haces, dentro de seis meses estarás tan cansada de de esa prenda o ese objeto que desearás no haberlo comprado. «Habrás tirado el dinero».

4. Fíjate bien antes de decidirte. «Estás acostumbrada a un cierto estilo en materia de decoración y de ropa, de modo que cualquier cosa distinta te chocará», asegura Tom. Antes de encargar veinte metros de un nuevo tejido, llévate una muestra y examínala tranquilamente en tu casa durante un par de semanas. Si no logras acostumbrarte a él, significa que no es el tejido para ti. Asimismo, antes de instalar un mueble en un lugar definitivo deja pasar unos días para irte acostumbrando a él. Puede que al cabo de una semana te des cuenta de que esa mesa no encaja con el cuarto de estar pero quedará perfecta en el cuarto pintada de blanco.

5. No te precipites. «No pretendas decorar toda la casa en un día. La gente comete el error de precipitarse y luego se arrepiente» aconseja Tom. Las mejores habitaciones y los guardarropas evolucionan lentamente. No saltan de tu imaginación o de una tienda perfectamente organizados. Y no olvides la inspiración. Nunca sabes el hallazgo que puedes descubrir mañana.

La próxima vez que salgas de compras recuerda que el auténtico estilo no tiene nada que ver con el dinero, sino en dejarse guiar por la intuición.

La lección ha terminado.

Sarah Ban Breathnach