25 DE MARZO

La vida real: prendas que encajan con tu estilo de vida

«No tengo nada que ponerme» no significa, por supuesto, que debamos ir desnudos o recluirnos. Significa que en nuestro armario no hay nada que coincida con nuestro estado de ánimo o que nos ofrezca un simple reflejo de nuestras vidas cotidianas.

KENNEDY FRASER

La mayoría de nosotras hemos pasado por la experiencia de buscar un armario lleno de ropa y no encontrar nada que encaje con nuestro estado de ánimo. Con un suspiro de resignación, recurrimos a un uniforme ya muy gastado y que nos hemos puesto en múltiples ocasiones, sea éste un vestido negro con un collar de perlas o una pollera vaquera con unas botas.

La verdad es que muchas mujeres, con algunas excepciones, nos ponemos lo mismo, o algo parecido una y otra vez. El atuendo puede variar con las estaciones, pero no nuestra dependencia de unos cuantos elementos principales, los cuales a su manera proporcionan una imagen reveladora de como vemos nuestra propia vida cotidiana. La célebre redactora jefe de la revista Vogue, Diana Vreeland, fue famosa por preferir como atuendo de trabajo, durante muchos años, el mismo estilo de falda y suéter negros.

¿Qué hacemos con todas las prendas que no nos ponemos? Nada. Se limitan a colgar abandonadas en nuestro placard, ya sea por talle, su color o que ya no nos resultaba adecuadas porque llevábamos tal vestido cuando tuvimos la última pelea con nuestro ex y nos trae ese recuerdo.

A veces las prendas cuelgan del armario una temporada tras otra igual que fantasmas que aguardan alguna ocasión inesperada que nunca llega.

¿Y si todo lo que cuelga del armario fuera algo que te encanta, algo que hace que te sientas hermosa cada vez que te lo pones?

Piensa en lo bien que te sentirías cada día, adoptar el segundo principio del encanto de la vida simple, la sencillez, puede producir espiritualmente semejante milagro.

Más adelante podrás limpiar tus armarios y los cajones del tocador, pero no hoy. Hoy solo quiero que pienses en tu vida real y en las prendas que vistes cada día.

Cada vestido, falda, pantalón, abrigos o camisa te cuenta una historia. 

«Las prendas de vestir tienen una historia completamente independiente de su forma y su color», nos recuerda Kennedy Fraser en The Fashionable Mind.

Serénate, sumérgete en tu interior y dispónte a escuchar de verdad la historia que los hilos de tu vida han tejido.

Sarah Ban Breathnach