19 DE MARZO

El reposo del espíritu

El reposo es una cualidad excesivamente devaluada… En medio del clamor, una se siente atraída por la mujer que se sienta graciosamente relajada, que mantiene las manos quietas, que habla en voz baja y escucha con ojos atentos y sonríe. Ella crea un hechizo a su alrededor, un encanto para el oído, la vista y la mente.

GOOD HOUSEKEEPING, NOVIEMBDRE DE 1947

Todas hemos conocido a esta mujer especial que te arrastra hacia su órbita con una sonrisa radiante. Sus ojos se iluminan cuando le hablas de como te va. Y atrae tanto a hombres como a mujeres, niños y animales, pues su atención absoluta resulta apaciguadora, hipnótica.

Cuando te alejas de su lado te sientes como si te hubieras impregnado con una cálida y hermosa luz.

Y así es. Esta luz se llama «amor», y ese viejo truco de belleza está al alcance de todas nosotras. Cuando nos sentimos verdaderamente interesadas por los demás, nos envuelve un estado de gracia que resulta subyugante. 

En nuestra vida cotidiana, muchas tenemos más momentos ajetreados que  momentos tranquilos, pero si nos tomamos algún tiempo para apartarnos de nuestro propio círculo de acción y abrazar otros ámbitos, nos abriremos a la fuerza del Espíritu. Nos sentiremos de pronto iluminadas por dentro, y ésta iluminación es capaz de transformar con mayor efectividad nuestra propia apariencia que cualquier elegante salón de belleza.

Hoy actuaremos como si fuéramos una mujer de espíritu reposado. Saluda con una cálida sonrisa a todos aquellos con quienes te encuentres. Independientemente de cuán ocupada estés, no despaches con prontitud tus encuentros con compañeros de trabajo, familiares y amigos. Habla con suavidad, escucha atentamente, actúa como si cada conversación que mantengas fuera lo mas importante que tienes hoy en mente. Mira a tus hijos y a tu pareja a los ojos cuando te hablen, acaricia a tus mascotas con cuidado. Derrama amor sobre todo ser viviente con quien te encuentres. Comprueba cuán distinta te sientes al concluir el día…