16 DE MARZO

¿Qué es lo que te gusta de ti?

Si quieres hallar respuestas a las grandes preguntas relacionadas con tu alma, será mejor que empieces con las pequeñas respuestas relacionadas con tu cuerpo.

GEORGE SHEEMAN

Al igual que todas nosotras, diariamente te observas en el espejo. Pero, cuando llega la hora, ¿sacudes la cabeza con aprobación ante lo que ves? Hoy me gustaría que intentaras algo radicalmente distinto: mírate amorosamente y empieza a apreciar lo que ves.

Este ejercicio consiste en algo más profundo que un examen de tu piel, pues quiero que hagas un inventario de lo que más te gusta de ti. La mayoría siempre estamos dispuestas a criticarnos a nosotras mismas. Siempre encontramos algo malo en nuestro aspecto. Hoy vamos a descubrir lo que nos gusta de nosotras y a dar gracias por ello.

Esta noche concédete una hora para celebrar lo maravillosa que eres realmente. Prepara un baño seductor utilizando aceites aromáticos o sales de baño. Enciende una vela en el cuarto de baño y báñate a La Luz de esa vela. Concédete al menos veinte minutos para sumergirte en esta agua y siéntete como nueva. Pídele a tu yo auténtico que transmita a tu mente consciente todas las cosas especiales que vas a descubrir esta noche. Después de secarte, aplícate con suavidad un poco de talco o una loción corporal. Date lentamente un masaje y a medida que vayas bajando desde los hombros hasta los dedos de los pies, visualiza cada parte de tu cuerpo rodeada por la más hermosa luz blanca que puedes imaginarte. Esta luz es el amor, y tú la transmites a todas las partículas de tu ser. Con tu voz más amorosa, repite en voz alta lo maravillosa que eres.

Ahora ve al dormitorio y, antes de vestirte para acostarte, échate una mirada benevolente en el espejo. Continúa mirándote con aprobación, hasta que encuentres diez cosas que realmente te gusten de tu cara y de tu cuerpo: quizás una nariz perfecta, unas bonitas manos, unos tobillos esbeltos. Empieza por arriba y sigue bajando. Examínalo todo. Es posible que no te guste el corte de tu cabello, por ejemplo, pero que te encante su color. Anota esas diez cosas en tu diario de agradecimientos. A continuación, piensa en los aspectos de tu personalidad que te gustan. Eres excelente improvisando, una experta compradora, una sincera oyente, una inspirada cocinera, una madre paciente y amorosa, una gran mujer para los detalles. Anota todo eso. No pares hasta que no hayas hallado diez cosas de tu personalidad por las cuales sentirte agradecida. Ahora anótalas en tu diario de agradecimientos.

Y si piensas que no puedes encontrar de ti diez cosas a las cuales querer, regresa ante el espejo. Efectúa diariamente este ejercicio hasta que las encuentres. «La naturaleza nunca se repite, y las posibilidades de un ser humano nunca se encontrarán en otro», escribió Elizabeth Cada Stanton en 1892, en su obra Solitude of the self. Hoy debes indagar sinceramente acerca de tus fantásticas posibilidades y regocijarte en tu autenticidad divina.

Sarah Ban Breathnach