16 DE FEBRERO

AL final de nuestras exploraciones

Exploramos sin cesar, y al final de nuestras exploraciones llegamos al punto de partida. Y reconocemos ese lugar por primera vez.

T. S. ELIOT

Cuando vivimos nuestra vida con autenticidad, descubrimos por primera vez el lugar que realmente nos corresponde en el mundo. Pero este conocimiento no se adquiere fácilmente. Requiere tenacidad y valor adentrarse en la parte más recóndita de nuestro ser. ¿Quién sabe lo que podemos hallar allí? «Si vives cerca de un dragón, no conviene mantenerlo al margen de tus cálculos», recomienda el escritor J. R. R. Tolkien.

Nuestros dragones son nuestros miedos, que nos acechan de día y nos persiguen de noche. Miedo a lo desconocido. Miedo a fracasar. Miedo a emprender algo nuevo y no ser capaz de terminarlo. Una vez más. O el temor real, el que nos hace estremecer: el temor de tener éxito en nuestra empresa, de convertirnos en nuestro yo auténtico y afrontar los cambios que ellos supone inevitablemente. Puede que no nos guste la forma en que vivimos, pero al menos pisamos terreno conocido.

No sabemos hacia donde nos dirigimos y ello nos aterroriza. Resurgen viejos sueños, nos sentimos atraídas por nuevos deseos. En lugar de claridad, nos sentimos desorientadas. En esos momentos conviene tener presente lo que dijo T. S. Eliot, en el sentido de que no debemos temer profundizar en nuestro yo auténtico porque al final de nuestras exploraciones personales llegaremos al punto de partida y nos daremos cuenta que es el lugar al que pertenecemos.

Las mujeres siempre hemos sabido cómo tratar con los dragones que se ocultan debajo de las camas o dentro de los armarios. Encendemos La Luz y tranquilizamos nuestros angustiados espíritus con amor. Es preciso aniquilar a los dragones que se ocultan en nuestra mente. Hoy, si tienes miedo o te sientes angustiada respecto al futuro, empuña la espada de doble filo de La Luz y el amor. Recuerda que una aventura sin dragones carece de emoción. Pero como en los mejores cuentos, al final de tus exploraciones vivirás feliz eternamente.