14 DE FEBRERO

Sueños enterrados

«Cuando existe mucho amor, siempre se producen milagros»

WILLA CATHER

Requiere mucho amor y coraje desenterrar los sueños que hemos ocultado dentro de nosotras. Hoy es el día dedicado al amor, una ocasión perfecta para buscar en nuestro interior y revisar con afecto y comprensión el camino que hemos recorrido hasta ahora.

Hace tiempo creímos que íbamos a comernos el mundo. ¿Te acuerdas? Hoy todas tenemos nuestra cuota de decepciones y amarguras, junto con algún recuerdo risueño de nuestros esfuerzos por alcanzar la meta. A lo largo de los años hemos enterrado multitud de sueños bajo un montón de buenas intenciones, ingenuidad, abandonos, renuncias, fracasos, desilusiones, rechazos, decisiones erradas, intentos fallidos, equivocaciones estúpidas, circunstancias imprevistas, caprichos del destino y oportunidades desperdiciadas.

No es de extrañar que necesitemos una buena dosis de coraje para volver sobre nuestros pasos, pero el «coraje es el precio que exige la vida a cambio de proporcionarnos paz» nos recuerda la aviadora Amelia Earhart.

Una mujer sabia me aconsejó una vez que evitara convertirme un una «quiero -y -no -puedo o puedo- y- no- quiero. Limítate a ser tu misma.» Y aunque he aprendido que tan importante es poseer la capacidad de crear sueños como que estos se cumplan, también he aprendido que lo primero es ser una misma.

Hoy es el día de ser simplemente tu misma. Arrímate a las personas que quieres, se amable contigo misma, Sosiégate y trata de evocar los sueños que enterraste hace tiempo, las brasas todavía resplandecen en tu alma. Contémplalas en tu mente, acarícialas en tu corazón.

«El sueño siempre se me escapaba, confesó Anaïs Nin. El milagro era atraparlo, vivir un instante en intima comunión con él»,