10 DE FEBRERO

Crear un estilo de vida auténtico para ti y las personas que amas

La vida es curiosa; si sólo estás dispuesto a aceptar lo mejor, muchas veces lo consigues.

SOMERSET MAUGHAM

Es mucho más fácil llevar una vida hermosa y elegante cuando no tienes que ajustarte a un presupuesto. Cuando te sobra el dinero, no tienes que aprender la lección que nos enseñan las privaciones. Pero el hecho de tener dinero no garantiza que vivamos auténticamente. Como tampoco el vivir rodeada de objetos hermosos garantiza una vida feliz y placentera. Si recibimos una noticia dolorosa, no nos consolamos más fácilmente por el hecho de echarnos a llorar sobre un cojín de damasco adornado con bolitas de seda.

Cuando emprendí el camino del encanto de la vida simple y empecé a apartarme de las distracciones mundanas durante varios meses, sin leer periódicos ni revistas, ni contemplar la televisión, y sobre todo sin ir de compras (salvo comida y ropa para mis hijos), los síntomas que experimenté eran parecidos a los síntomas de abstinencia. En ocasiones. sentía picor, temblores e incluso mareos. Cuando eso ocurría, mi yo auténtico tranquilizaba a mi yo consciente (al cual no le gustaba demasiado el nuevo programa), asegurándole que estaba experimentando un profundo cambio en mi percepción de la realidad. Estaba aprendiendo a diferenciar entre mis necesidades y deseos y procurando asimilar esta poderosa lección antes de seguir avanzando. Debía comprender que podía prescindir de muchas cosas. Lo que necesitara podría obtenerlo, pero lo más importante era el descubrimiento personal.

Cuando comprendes que puedes vivir sin muchas cosas, puedes pedirle lo mejor a la vida porque posees el don del discernimiento. Te vuelves más paciente, lo cual te permite esperar con dignidad y gratitud, sabiendo que al fin obtendrás lo mejor. Eres capaz de crear un ávida auténtica para ti misma y las personas que amas porque eres capaz de tomar decisiones consciente y responsablemente. «Mucho más tarde, ella recordaría el momento en que cambió el curso de su vida -escribe Evelyn Antonhy en The Avenue of the Dead-. No estaba predestinado; ella era capaz de tomar sus propias decisiones. O al menos eso creía. Podía aceptar o rechazar algo. Tomar un camino u otro hacia el futuro.» Emprender el camino de la autenticidad significa volverse de espaldas al mundo y buscar tu propia felicidad.