6 DE FEBRERO

Transformar tu propio mundo

He creado mi propio mundo y es mucho mejor que el que siempre he visto fuera.

LOUISE NEVELSON

Muchos mitos referentes a la Creación afirman que sólo llevó seis días crear el mundo. A nosotras nos llevará más tiempo transformar el nuestro. Pero podemos empezar por donde empezó el espíritu declarando que se haga La Luz para iluminar nuestro viaje de descubrimiento personal.

Según la tradición cuáquera, esta luz se halla dentro de todos nosotros. Los cuáqueros, o miembros de la Sociedad Religiosa de Amigos, constituyen un perfecto ejemplo de unos individuos que han alcanzado el delicado equilibrio de vivir en el mundo sin pertenecer a él. Ello se debe a que se niegan a dividir sus vidas en compartimentos sagrados y seculares. Los cuáqueros creen que todas las experiencias cotidianas poseen una naturaleza espiritual, desde preparar la comida para la familia hasta protestar contra determinadas iniciativas políticas. El escritor británico George Gorman ha observado que «la esencia de la espiritualidad cuáquera reside en la convicción de que todo posee un significado religioso. Ello no significa mantenernos al margen de la vida sino sumergirnos profunda y plenamente en ella».

La sencillez es el denominador común que preside la vida de los cuáqueros, desde la forma en que organizan su hogar hasta su vestimenta. Su oficio religioso semanal. o Reunión, consiste en una meditación silenciosa. Las pautas para las que se guían son el ritmo, el respeto y la reflexión. Estas pautas también pueden ayudarnos a nosotras mientras tratamos de transformar nuestro mundo personal.

El primer paso consiste en restituir el sentido del ritmo a nuestra vida. ¿Qué grado de ritmo existe en tu mundo personal? Los niños no son los únicos que necesitan seguir un horario regular de comidas, descanso y juegos. Sus madres también lo necesitan. Piensa en el ritmo continuo y tranquilizador del mundo natural: el movimiento de las mareas, el ciclo recurrente de las cuatro estaciones, las fases mensuales de la Luna y la progresión diaria del día y la noche.

El ritmo debe constituir la piedra angular de nuestro mundo personal. Todas llevamos una vida muy ajetreada, algunas mas que otras. Debemos aprender a trazar una linea y decir «hasta aquí hemos llegado».

Hoy, disponte a reflexionar con calma sobre el papel que el ritmo desempeña en tu vida cotidiana. Tu corazón siempre te dirá lo que funciona y lo que no. El hecho de restituir el ritmo a tu vida te aportará una gran serenidad y satisfacción, las cuales te ayudaran a sobrellevar los problemas que se presenten.