5 DE ENERO

La mujer que deberías haber sido

«Muchas mujeres de hoy sentimos una tristeza que no sabemos definir. Aunque llevamos a buen termino muchos de los objetivos que nos habíamos fijado, tenemos la sensación de que falta algo en nuestras vidas e – infructuosamente- buscamos «ahí afuera» las respuestas. Con frecuencia, el error es que estamos desconectadas de un auténtico sentido del yo» 

Emily Hancock


¿Te ha ocurrido en alguna ocasión? Te estás lavando la cara y de repente, no reconoces a la persona que te devuelve la mirada. ¿Quién es?, le preguntas al espejo. No hay respuesta. Resulta vagamente familiar pero guarda un parecido muy lejano con la mujer que esperabas ver reflejada. Los psicólogos describen este fenómeno como un «desplazamiento del yo» y suele producirse en temporadas de mucho estrés, lo que para muchos de nosotros, es el pan de cada día.
Pero, ¿qué falla? ¿Cuál es esa tristeza que no sabemos definir? He aquí una pregunta sobre la que debe reflexionarse con amor.  Tal vez el origen de nuestra melancolía resida en que echamos en falta a la mujer que deberíamos haber sido. Añoramos nuestro yo auténtico. Pero las buenas noticias son que, incluso habiendo ignorado sus propuestas durante décadas (córtate el pelo, vístete de rojo, estudia tango, ¡viaja a Paris!) nuestro yo auténtico no nos ha abandonado. En vez de ello, ha estado esperando pacientemente que lo reconociéramos y volviéramos a conectar con el. Aléjate del mundo este año y empieza a escuchar. Escucha los susurros de tu corazón. Mira en su interior. Tu compañera muda ha encendido faroles para iluminar el camino de la unidad. Después de tanto tiempo. el viaje que estabas destinada a realizar ha empezado…