2 DE ENERO

Amar las preguntas

Sólo se vive una vez pero si se hace bien, con una vez basta.

JOE E. LEWIS

¿Cuántas veces en el pasado les has dado la espalda a todas las asignaturas pendientes de tu corazón porque temías preguntar? Pero, ¿y si te dijeran que dentro de un año a partir de hoy podrías estar llevando la existencia más creativa, feliz y satisfactoria que nunca hubieras imaginado? ¿Cómo sería? ¿Qué cambios harías? ¿Cómo y por dónde empezarías? ¿Entiendes por qué son tan importantes las preguntas? 

“Ten paciencia con todo lo que queda por resolver en tu corazón e intenta amar las dudas en si mismas -nos aconseja encarecidamente el poeta alemán Rainer Maria Rilke-. No busques ahora las respuestas que no te pueden ser dadas porque no serías capaz de vivirlas y lo importante es vivirlo todo. Vive ahora las preguntas…”

Las respuestas a tus preguntas llegarán, pero sólo después de que sepas cuáles merecen la pena preguntar. Espera. Vive tus preguntas. Luego pregunta. Ábrete a los cambios que las respuestas comportarán irremisiblemente. Tal vez te lleve algún tiempo; pero el tiempo es la generosa dádiva del Año Nuevo: trescientas sesenta y cinto luminosas mañanas y noches estrelladas; cincuenta y dos prometedoras semanas; doce meses llenos de cambios colmados de bellas posibilidades y cuatro espléndidas estaciones. Un año de encanto de las cosas simples para saborear.